Fábrica abierta de creación analógica
Pere IV, 345 08020 Barcelona

Carne y sangre. Para una coreografía emotiva y una democracia de los cuerpos.

Proyecto de investigación y experimentación artística La Escocesa 2021
Claudia Ventola


¿Cómo podemos ser carne del mundo, cómo podemos acercarnos al mundo de una manera no teórica?

El sujeto “razón, no corpóreo” es lo que tiene su imagen universal. Somos cuerpos organizados por mentes, somos cuerpos estáticos.

Ésta nuestra capacidad de la razón nos aísla como carne. Y antes de poder pensar y construir un nosotros hay que definirnos como sujetos políticos. ¿Cómo se hace esto?

¿Cómo podemos tratar de representar un cuerpo si no podemos dejar de reducir una categoría en beneficio de otra? ¿Cómo podemos interrumpir el paralelismo entre el conocimiento generado por la perspectiva blanca masculina y el conocimiento presentado por la perspectiva de un cuerpo normativo?

“Somos los cuerpos malos de la parte afortunada de la colonización. Somos el ejemplo fallido de la explotación colonial porque tenemos el poder de la anomalía.
Tener una mente rota, un cuerpo roto, te convierte en una persona evidentemente a los márgenes de la normalidad, pero al mismo tiempo con un poder enorme para formular preguntas muy potentes a esa normalidad y para debilitarla.
No hay nadie más poderoso de quien no tiene nada que perder.
Este poder de la anomalía nos convierte en sujeto politico muy poderoso.
¿Un cuerpo para la revolución, que coño de revolución es esta?
La única posible, la revolución de los cuerpos, desde los cuerpos, para los cuerpos, en los cuerpos.”


Jo Sol Vivir y otra ficción


¿Cómo podemos aprender a compartir y comunicar la experiencia del dolor que es lo más próximo y lo mas lejano que tenemos entre nosotros? ¿Cómo se puede construir un común desde la vulnerabilidad sin que sea instrumentalizada?

“Pensar en la poética del dolor como interferencia a las retóricas del triunfo, de la alegria y del bienestar como imperativo del capitalismo neoliberal. El dolor como posibilidad de salida de los discurso del éxito y el rendimiento, la productividad a ultranza. Los cuerpos rotos son el fracaso sublime de la maquinaria predadora de carne.”

val flores

enamorados de las deformidades
fuertemente vulnerables
constantemente imperfectos
estructuralmente anarquistas


Una exploración que no busca la ilustración de una tesis, sino una experimentación a través de la práctica cotidiana de la vida. Como un tejido que se reconecta cuando se desgarra, asumir la vulnerabilidad como una posible condición desde la que reflexionar y debatir sobre las percepciones de la realidad.

Un proyecto curativo y afectivo que retoma una pregunta surgida durante un encuentro increíblemente formativo con val flores. ¿Cómo escribir sobre la vida sin que sea una novela del dolor? Experimenta posibles respuestas a esta pregunta a través de tres monólogos que se cruzan entre sí hablando de miedo, rabia y deseo y de tiempo espacio acción.

Reflexiona sobre estas grietas como lugares de nuevas posibilidades y de una posible actuación.

Desde esta coreografía emotiva como experimentación escénica y visual de los cuerpos rotos y sus vulnerabilidades.

No hay lugar por mi privacy / no hay tiempo por el dolor
No hay lugar por mi privacy / no hay espacio por la rabia
No hay lugar por mi privacy / no hay acción por el deseo

Intentar coreografar unas emociones dándoles un espacio, un tiempo y un lugar. Dar vida a una acción, sea la de escribir, de leer, de actuar de mezclarse de empatizar, de ser.
Ser lo que seamos simplemente vulnerables e imperfectos.


Unos textos, unas voces, unos cuerpos, una publicación.

Fábrica abierta de creación analógica
Pere IV, 345 08020 Barcelona